dijous, 8 de setembre de 2011

CAPÍTULO 7: La noche que cambió nuestras vidas. 1/2

El primero en tirar fue Pablo, que cayó en una casilla de atrevimiento.
         - Esta te la pongo yo. Quítale la camiseta a Laura con la boca. - Dijo Nerea mientras le guiñaba el ojo.
Según tenía entendido, a el le gustaba Laura, pero ella no sabía nada.
Después de Pablo, tiró Alicia, a la que le tocó besarse con Lucas. Al principio, era el típico beso por obligación de los juegos, pero luego, todos nos dimos cuenta de que en ese beso había más de un sentimiento callado.
Se les veía muy concentrados, así que Andrea decidio cortarles el rollo.
         - ¿Os dejamos solos? - Seguidamente, ellos, avergonzados, se apartaron, y continuámos el juego.
Después de varios chupitos, todo me daba vueltas. Nunca en mi vida me había reído tanto.
A Alex y a Nerea les tocó atrevimiento, así que Laura, como venganza, les puso la prueba.
        - Alex, quítate la camiseta. - Le ordenó.
Alex era muy guapo, ojos claros , sonrisa impecable, y muy buen cuerpo, todo hay que decirlo. Así que Nerea no se quejó por que le tocara con él.
        - ¿ Para qué quieres que me la quite?
        - Tú quítatela. - Dijo mientras él hacía lo que le había mandado.
        - Ali, saca mermelada de la nevera. - Dijo algo emocionada.
Laura le indicó a Alex que se tumbara, y él acató. Laura empezó a untarle mermelada por el cuerpo: la mejilla izquierda, la punta de la naríz, el ombligo, la barriga, el cuello...
         - Ala, Nere, quítale la mermelada. Pero con la lengua. Que no quede ni gota. - Laura sonrió maliciosa, y se sentó en su sitio a observar con nosotros la escena.
Nerea se sonrojó, y el pobre Alex tenía cara de pánico. Poco a poco Nerea fue quitándole la mermelada a Alex. Cuando acabó, instantáneamente, Alex se levantó y fué a quitárse los restos.
Nerea, aún sonrojada, se sentó.
Ahora tiró Carlos, y le tocó beso. Alicia me miró pícara, y dijo:
         - Carlos, te toca con Sara. - Le eché una mirada asesina a Ali, y después miré al suelo.
El corazón empezó a irme muy rápido. <<Solo es un juego>> Pensé.
Así aque me acerqué a Carlos, y le besé. No sentí nada extraño más allá de los nervios. Pero poco a opco ese beso me fue gustando, y decidí esperar hasta que él se apartara o nos cortaran.
Pero poco tiempo después, Carlos se apartó, y nos volvimos a colocar en el sitio.


Después de nosotros, fué  Javi quién  tiró los dados, sin imaginarse que ese número, el seis, le cambiaría la vida para siempre.

2 comentaris:

  1. :o POR DIOS LO ULTIMO ME HA DEJADO SIN PALABRAS XD . SIGUIENTE PORFAVOR . Por cierto lo de nerea me ha encantado XDDDDespero el siguiente ansiosa

    ResponElimina
  2. ^^ Gracccias.
    El siguiente tardará poco :)

    ResponElimina