divendres, 9 de setembre de 2011

CAPÍTULO 7: La noche que cambió nuestras vidas. 2/2

Javi movió su ficha hasta la casilla que finalizaba la cuenta de seis. En ella ponía: Besa a la persona que tengas a la derecha.
Marcos y Javi se miraron con caras de pánico.
           - ¿Esto es de coña, no? No voy a besar a Marcos...
           - Ah, así es el juego, todos lo hemos hecho, ahora os toca a vosotros.
Javi tomó aire un par de veces, y lo soltó bruscamente. Marcos se acercó a él, y poco a poco sus labios se juntaron. A penas se habían rozado cuando ambos se apartaron.
           - Ala, ya está, ¿contentos?
           - ¿Qué? No, no, hemos dicho un beso. ¿No habéis visto el morreo que se han dado Lucas y Ali?
Alicia y Lucas intercanviaron la mirada, tímidamente, y después dejaron de mirarse.
Marcos y Javi volvieron a acercarse, Marcos suspiró, y juntaron los labios.
Empezaron a besarse tal y como antes lo habían hecho, pero poco a poco, ese beso fue pareciéndose más al de Ali y Lucas.
Marcos abrió un ojo, y al ver que todos observábamos perplejos la escena, se separó de Javi, y ambos volvieron al sitio.




Cuando el reloj de la iglesia sonó, anunciando las doce de la noche, nuestros móviles empezaron a sonar. << ¿Donde estás? No tardes mucho más, o mañana no sales.>> Me había dicho mamá.
Entonces, Ali habló.
             - ¿Por qué no dormimos aquí? Hay un par de colchonetas, y cojines. Podemos dormir todos en el suelo... Creo que también hay esterillas.
             - ¡Buena idea, Ali! Ala, vamos a llamar a nuestros padres.
Llamé a mamá, y no tuvo inconveniente en que me quedara, al contrario, estaba contenta de que hubiese hecho amigos tan rápidamente. Y además, Ali le caía muy bien.
Nos dejaron a todos, así que empezamos a organizar como dormiríamos.Extendimos las esterillas y los colchones en el suelo, Y después las mantas y un par de sacos de dormir que Ali tenía allí. No nos acostamos hasta las 4 y media. Me tumbé en el primer sitio que ví, y a mi lado se tumbó Alex.Apagamos las luces, y en diez minutos, ya no se escuchaba nada.Entonces, noté que alguien me estaba dando golpecitos en la espalda. Me giré, y me encontré con Alex.              

              - ¿Que pasa?             
              - ¿Podemos hablar un minuto? - Parecía serio, concentrado.              
              - Claro, dime.              
              - ¿Has sentido algo cuando te has besado con Carlos? ¿Te ha gustado?
Le miré con indiferencia, y me reí. Pero a él no le parecía tan divertido. Su expresión era seria, y me clavaba la mirada. Sus  ojos verdes  se clavaban en los míos.              
              - ¿A qué biene eso ahora?              
              - Tú respondeme, por favor...                
              - Pues... no, no he sentido nada, nosé, estabamos jugando. ¿Y tú, has sentido algo cuando has hecho la prueba con Nerea? 
Negó con la cabeza, y seguidamente, volvió a postrar sus ojos en mí.               
              - Esque... me he quedado con ganas de que me tocase contigo. Enserio, ¿siempre has sido así de guapa?
Dí gracias a las luces apagadas, porque ahora mismo debía estar roja como un tomate. ¿Y ahora, qué hacía? Alex era muy mono, monísimo, y muy simpático. Ese dia me había hecho reir mucho. Pero ese era el problema, que lo conocía de ese dia.               

                        - Ya sé que te debe parecer raro, porque solo te conozco desde hace unas diez horas, pero, me gustas, me gustas un montón.               
- Alex.. me pareces un encanto, y además eres guapísimo, pero, es eso, que te conozco muy poco, no se si me gustas o si no.
               - En ese caso, déjame conocerte. Tenemos todavía muchas horas de noche.

               - Están todos durmiendo, no podemos hablar más, o los despertaremos.
               - Espera un segundo. - Me dijo mientras se levantaba y empezaba a buscar algo.
               - Cierra los ojos. - Los cerré, y noté que me ataba una tela tapándome los ojos. Seguidamente, me cojió de la mano y me ayudó a levantarme.
               - Ven, sígueme. - Volvió a cojerme la mano, y le seguí. Andamos un montón, yo calculé aproximadamente una hora. 


                -¿ Donde me llevas? - Empezaba a asustarme. Porque tenía la sensación de que ya queábaoms muy lejos del pueblo.
De repente, paramos, y me quitó la benda.
    

1 comentari:

  1. :o QUE GANAS DE SABER MAS :O ¿y lo de alex? no me lo esperaba para nada . Me ha dejado T_T necesito mas XDDD el beso de los chicos tambien ha sido T_T XDDD necesito mas asi que ya sabes A escribir XD ;D besos

    ResponElimina